viernes, 16 de abril de 2021

Amazfit Bit Lite, un año después

Desde hace unos 5 años vengo siendo usuario de diferentes pulseras y relojes de actividad. El primero que pasó por mis muñecas, un Mi Band 2, lo compré por simple curiosidad. Antes era un asiduo seguidor de aplicaciones móviles de salud y solía comprar las versiones de pago dando así apoyo a los desarolladores y a la continuidad de ese producto. Pero llegó un momento que las versiónes "Pro" las abandonaron dando lugar a las "suscripciones mensuales" momento que me bajé del carro y me animé a hacerme con estos dispositivos. Y no se que tal funcionaría este cambio de rumbo pues míticas empresas como Endomondo echaban el cierre a finales del pasado mes.

Como han anunciado recientemente la salida de una nueva Mi Band, eso me ha animado a hacer una entrada sobre el reloj que actualmente uso y, del cual, posiblemente jubile en poco tiempo.

Hace cosa de un año y poco vengo usando diariamente un reloj Amazfit Bit Lite que compré en una tienda local a unos 35€. Es ligero, cómodo, con certificación IP68 y ofrece una buenísima autonomía de más de un mes (con mi configuración actual) gracias a su batería de 200 mAh (comprobado por mi como dejo en la imagen de la derecha); cumpliendo de sobra como pulsera de actividad pues es capaz de monitorizar el sueño y de reconocer relativamente bien varios deportes diferentes y actividades físicas. Para los más manazas, su cristal Corning Gorilla Glass 3 le permite estar a salvo de incidentes aunque, ya adelanto, aparecerán pequeñas imperfecciones que no sabrás como se han hecho. Sí, se le puede poner protectores o fundas pero estas le restan mucha ergonomía al reloj. A destacar -aparte de su longeva batería- es, sin duda, la característica de 'Always-On Display' que permite tener la pantalla encendida y activa de forma continuada gracias a su panel TFT transflectiva. Incluso hoy en día son pocos los relojes que tienen esta funcionalidad y, los que los tienen, la batería no se acerca ni por asomo a este Bit Lite. Y, ya os digo, una vez que estás acostumbrado a esta opción terminarás echandola de menos si no la tienes. 

Pero como smartwatch tiene algunas carencias. La resolución que era ya un poco justa en su lanzamiento -176 x 176 píxeles- no causa ningún problema en su pantalla reflectante permitiendo una buena visualizción bajo toda clase de condiciones lumínicas pero se nota que le falta un "algo más" para tener esa chispa de vida que se puede observar en otros dispositivos. Lo peor, para mi gusto, la correa que terminó rompiéndose en pocos meses; pero por suerte es sencillo encontrar reemplazos de mayor calidad que la que trae originalmente y el cambio es muy sencillo. También puede echar para atrás su tamaño (42 x 35,3 x 11,4 mm) pues dependiendo del usuario puede quedar mejor o peor puesto en la muñeca.

Resumiendo, el Amazfit Bip Lite es un sencillo reloj inteligente con un monitor de frecuencia cardíaca que cumple con algunos de los requisitos más importantes de un reloj inteligente pero que hoy en día se puede quedar corto en comparación con otras alternativas; pero que sigue siendo totalmente recomendable si se encuentra por unos 40 euros o menos sobre todo gracias a su larga batería aderezada con una pantalla Always-On Display y la innecesidad de estar recargando el dispositivo cada pocos días como pasa con casi cualquier otra alternativa. Yo aun seguiré usándolo (la imagen lateral es mi propio reloj) hasta que lo reemplace por algún nuevo modelo. En mente tengo bien una Mi Band 6 o una Amazfit GTS 2 Mini. Cada uno tiene sus pros y sus contras así que aun no me he decidido. Sea cual sea la elección lo compartiré por aquí con mis opiniones tras su uso.

miércoles, 14 de abril de 2021

Scene Gamecube, recapitulando...

A finales de 2006 -y a lo largo de casi medio año- decidí compartir aquí en el blog pequeños tutoriales relacionados con la scene de Gamecube la cual, por aquel entonces, no era sencillo encontrar en español. No recuerdo lo que me animó personalmente a lanzarme a la aventura de esta scene pero la verdad es que no me arrepentí. Aunque estropeé una consola, concretamente la lente con un limpiacristales de una óptica, de hecho creo que incluso aun la tengo por casa desmontada por algún sitio... Por suerte era en una época que era relativamente sencillo aun hacerse con una nueva y barata por lo que terminé comprando una 'defectuosa' (habían robado el juego interior, un Mario Kart Double Dash) en una tienda cercana llamada "San Luis". Curiosamente esta nueva consola la usaría menos de lo que tenía en mente pues ese mismo año se lanzaría la Wii, consola que compraría una semana antes del lanzamiento oficial, e hizo que abandonase la pobre Gamecube en favor de la Wii.

Pero a pesar del lanzamiento de la nueva consola de Nintendo la scene de la anterior seguía ganando adeptos, cosa comprensible pues a pesar de su escaso éxito fue una buena consola para su época, y seguían siendo decenas los correos que me llegaban cada día acerca del tema. Aquí dejo recopilados las entradas más destacadas de la scene que escribí en el blog:

 NGC Scene I: Crear una SD ejecutable
NGC Scene II: Usando la SD ejecutable
NGC Scene III: Emular la Nintendo64
NGC Scene IV: FAQ Grabar backups GameCube
NGC Scene V: BIOS No Comerciales. Ejecutando Backups.
NGC Scene VI: Potenciómetro de la GameCube

Como anécdota -y sin relación directa- aun recuerdo que fueron muchos los comentarios que me preguntaron acerca del fondo de la siguiente imagen y deseaban que la compartiese...

Hoy en día usaría un color plano que resaltase lo que quiero fotografiar pero, de aquella, no se porque usaría una caja de bombones... ¿Por glotonería? La imagen proviene de una caja de bombones Lindt Champs Elysees que, actualmente, aun siguen existiendo. No recuerdo la procedencia que tenían los mensajes -pues han pasado ya muchos años- pero la lógica me dicen que seguramente serían de latinoamérica y que por esos lares no existían dichos bombones y por eso no conocían la mítica imagen.

lunes, 12 de abril de 2021

El EX-Pipican

Hace unos 14 años se inaguraban diferentes áreas caninas en Fene, conocidas popularmente como "Pipican". Eran un pequeño rincón cercado con madera donde los dueños podían soltar a sus amigos peludos para que hiciesen sus necesidades. Eso si, no era una novedad, pues este invento ya de aquella arrastraba una larga tradición y formaba parte del mobiliario habitual de muchas otras ciudades preocupadas por las condiciones higiénico-sanitarias de sus calles. La acogida local fue desigual y, muchos años después, seguía siendo tema a tratar en el ayuntamiento tal como se recoge, por ejemplo, en este acta de 2017. La verdad es que no estaba mal pensado, un espacio adecuado para nuestro amigos caninos para que pudiese estar libres (aunque el espacio, sinceramente, era muy reducido) sin preocupaciones. Pero algo falló...

Cuando se inaguró se puso a disposición, de forma gratuita en el lugar, bolsitas para las deposiciones, varios contenedores para echarlas y un suelo preparado para este fin. Sólo era cuestión de los usuarios de poner un granito de arena en la correcta utilización de estos "Pipican". Con el paso del tiempo ya no había bolsitas (hoy en día es habitual que la gente los lleve encima, de aquella no tanto) y el mantenimiento del pequeño parque canino se echó en olvido. Recuerdo vagamente que tiempo después la puerta terminó en pésimas condiciones, el suelo estaba totalmente descuidado y el parque ya no hacía su función. Me imagino que, por eso, actualmente ahora hay un suelo descuidado donde estaba.

Puedes mover la imagen bien con el ratón o con tu dedo

Hoy en día no se si queda algún Pipican por la zona y al hacer una búsqueda en Google redirige al mismo que estoy hablando en esta entrada que, como ya se ha visto, no existe.

viernes, 9 de abril de 2021

El paseo marítimo de Xuvia (Narón) en 360º

Aprovechando el buen tiempo que nos está acompañando estos días he decidido salir y probar a hacer alguna fotografía esférica. Una foto esférica, foto de 360º o también llamadas inmersivas es una imagen que cubre un ángulo de visión de 360º en dos ejes (X,Y) que se puede ver, si se desea, de forma interactiva. En resumen, podemos ver todo lo que hay alrededor del punto donde se tomó la foto: enfrente, atrás, a los lados, arriba y abajo. Lo que no permite es desplazarse adelante y atrás (eje Z). Como se habrá notado en una entrada anterior, "El túnel que lleva(ba) a ninguna parte (II)", últimamente ando probando esta tecnología más que nada por curiosidad. 

De hecho cualquier persona con móvil puede probar las bondades de este tipo de fotos. Una de las formas más accesible es mediante la aplicación "Street View" (Android | Apple) que permite realizar este tipo de fotos. El procedimiento consiste en seguir las instrucciones en pantalla e ir girando lentamente sobre ti mismo. Cuando hagas un círculo completo, la aplicación compondrá -con mayor o menor acierto- la foto en 360 grados. Y, en caso de duda, Youtube, está lleno de tutoriales en castellano.

Y para muestra una imagen que capturé hace ya unos días en el paseo marítimo de Xuvia, localizado a la derecha del barrio de Xuvia con un puente que une las orillas de Narón y Neda. Para aquellos que no lo conozcan es un lugar magnífico para sentarse, observar, dejar pasar el tiempo, ver el ir y venir de la gente de todas las edades, donde jugar, practicar deporte, pasear a la orilla de la ría, disfrutando de las vistas y la tranquilidad.




miércoles, 7 de abril de 2021

Ready Player Two, el libro

Antes de que nadie se preocupe, esta será una entrada SIN SPOILERS del libro.

La verdad es que tenía las expectativas bajas, pero que muy bajas, para la secuela del libro ‘Ready Player One’. A pesar de leer pestes de él, pues ya se había publicado en EEUU a finales del año pasado, me animé a hacerme con el libro nada más se lanzó en España. 

¿Es Ready Player Two tan bueno como la primera parte? Por desgracia, no. 

El libro es una continuación directa de los acontecimientos del libro/película 'Ready Player One'… Días después de ganar la competición el protagonista hará un descubrimiento que lo cambiará todo. Oculto en una caja fuerte se halla un avance tecnológico que revolucionará el mundo convirtiendo OASIS en un lugar mil veces más asombroso, pero más peligroso. Dicho avance da pie a nuevos acertijos y a una nueva misión, un ¿último? huevo de pascua de Halliday.

Nada más empezar, a pesar de haber pasado ya tantos años del primero libro, te vuelves a sentir inmerso en el mismo universo; por lo que si te gustó te sentirás como en casa. Es como encontrarse con viejos amigos a los que hace tiempo que no ves pero con los que vuelves a congeniar rápidamente. Suena bien pero por desgracia ese sentimiento se disipa con cada página que vas pasando. La historia empieza a sentirse poco inspirada, como si estuviera escrita para sacar provecho del éxito del primer libro y película; los personajes parecen ser casi sombras de lo que eran, algunos de ellos olvidando las lecciones de vida que aprendieron durante el primer libro. El anterior libro tenía referencias, en su mayoría de los años 80, muy bien construidos y coherentes hasta cierto punto con la trama. Una vez más está plagado de referencias de la misma época (con mucho menos contenido gamer) pero más forzados dando la impresión de llegar a sentirse como una lista de tareas aburridas completadas una tras otra para llegar al final.

De todas maneras, no lo consideraría personalmente un mal libro pero dudo que lo vuelva a leer y lo recomendaría únicamente a esas personas que disfrutaron del primer libro o de la película pues esta la secuela ofrece más de lo mismo. Actualmente la versión física del libro cuesta unos 19€ y la versión digital unos 9€.

¿Y ahora? Leeré la última novela de Ernest Cline que tengo pendiente: Armada. Encontré este pasado sábado una edición del año 2015 -que ya he empezado a leer- en una pequeña librería de Lugo llamada Lectocosmos. Veremos que tal está...


lunes, 5 de abril de 2021

Qué pasó con... 'Fotos Ferrol'

Compartir las instantáneas que capturaba es algo que he hecho desde siempre. Incluso antes de empezar el blog ya subía mis fotos a sitios como Panoramio (que ha dejado de existir), Flickr y similares. Eso si, lo hacía de forma totalmente amateur pues nunca ha pasado por mis manos una cámara relativamente buena y siempre usaba el móvil (siendo el primero 'decente' un ZTE Blade del 2010 con una cámara de 3,15Mpx) o cualquiera de las cámaras compactas que me acompañaban de forma regular. En un año que Facebook estaba en pleno apogeo -a pesar de no usarlo personalmente- decidí emprender la aventura y crear una página donde recopilar todas las fotos que hacía de la comarca. Decidí llamarlo, en un alarde total de imaginación: Fotos Ferrol.

Portada Fotos Ferrol en Facebook

La acogida no fue mala y llegué a subir casi 400 fotos cuando decidí dejarlo. ¿Pero que pasó para finiquitar? El motivo fue esencialmente porque observaba como mis fotos eran utilizadas para beneficio propio de terceras personas y entidades pasándose olímpicamente la licencia CC que está sujeta todo mi contenido, llegando a veces a dar la autoría de mis instantáneas a terceras personas.

Eso no me ha impedido seguir haciendo fotos en mi tiempo libre como las que han ido acompañando esta entrada. A excepción de la cabecera de Fotos Ferrol en Facebook, todas han sido realizadas en estos últimos 30 días: la primera en el puente peatonal que conecta Neda con Narón y la segunda en el Mirador de Ancos que hacía muchos años que ya no visitaba. Y, claro, ahora que he retomado en blog de forma regular publicaré alguna nueva captura por estos lares pues he estado probando las fotos en 360º (como se podrá comprobar por la anterior entrada) y tengo varias en la recámara. 


viernes, 2 de abril de 2021

El tunel que lleva(ba) a ninguna parte (II)

Hace unos días escribía aquí en el blog acerca de uno de los misterios que planteaba junto con otras personas en el pasado año 2006. Se trataba de una construcción que apareció 'misteriosamente' en las cercanías del ayuntamiento de Narón (A Coruña). Como suele ser el caso, las hipotéticas explicaciones siempre son más emocionantes e interesantes que la propia realidad y finalmente el tunel tuvo su explicación.

En realidad era para la preparación de las obras de la carretera FE-11, con salida hacia AC-862
que se contruiría unos años más tarde. Posiblemente hoy en día, con lo universalizado de la red, con una rápida búsqueda sería sencillo encontrar información pero de aquel entonces esa no era una opción muy viable. Pero, a pesar de conocer ya el final de la historia nada me impidió acercarme a esa misma localización a día de hoy.

El acceso, como hace 15 años, sigue siendo através de una pista de tierra aunque ahora está un poco más acondicionado gracias a las nuevas infraestructuras de la zona. Tras un pequeño paseo llegué al tunel el cual, al hacer ya su propia función, pierde ese halo de misterio que tenía inicialmente. A diferencia de las fotos a rás de tierra que se pueden encontrar en Google Earth, que datan del 2012, ahora mismo el tunel está adornado de multitud de grafitis pero, a pesar de ello, la zona estaba limpia y cuidada.

Imagen 360º del túnel - Puedes moverla usando el ratón

De esta forma el misterio del tunel que lleva a ninguna parte publicado originalmente el 15 de abril de 2006 finalmente tiene el misterio resuelto.


miércoles, 31 de marzo de 2021

Click, click, click...

 


lunes, 29 de marzo de 2021

El tunel que lleva(ba) a ninguna parte

Hace quince años los, de aquella, administradores de un blog de misterios gallegos estábamos disfrutando de una larga caminata cuando, sin esperarlo, llegamos a un singular descampado. Esto no sería extraño porque aquí en Galicia -sobre todo de aquella- abundaban los espacios abiertos de terreno, pero éste parecía especial. En él encontramos una construcción extraña, rara y poco habitual: un túnel. 

 

Su utilidad, como otros, debería de ser el de comunicar dos puntos distantes que no pueden comunicarse directamente por razones geográficas pero éste no cumplía esta condición. Rodeamos la construcción para comprobar que, en realidad, existía físicamente; llegando acomprobar su resistencia dándole algunos contundentes golpes. ¡Sí, ahí estaba! Era un túnel sin sentido ni utilidad.


Decidimos investigar y buscar esta construcción en la herramienta SIXPAC que proporcionaba la Xunta de Galicia. Ubicamos la zona pero la construcción no aparecía. Pensando que podía ser una imagen desactualizada cotejamos la fecha de las imágenes y eran recientes. Podría ser que la construcción se hiciese en ese mismo mes que lo descubrimos, lo que podría llegar a explicar por qué no aparece en la imagen, pero el lugar tenía aspecto descuidado llevando a entender que quizás había pasado meses o quien sabe si años con la misma apariencia.


También decidimos bucear en Google Earth, que hacía un año que había iniciado su andadura, y esta zona no venía muy bien reflejada y se mostraba con una ínfima resolución que hacía doler los ojos dejando mucho a la imaginación. A pesar de ello se puede esbozar que donde debería estar "el túnel" hay una zona verde frondosa ... ¿Qué intentaban ocultarnos poniendo un inexistente "bosque" frente a nuestros ojos?


 

Lo único que pudimos hacer en ese momento fue preguntarle al Oráculo si había algo extraño en todo esto. Nuestra pregunta fue: "¿Hay algo paranormal en el túnel?". Su respuesta no pudo ser más clara: "Sí, estoy casi seguro". 


Decidimos entonces ahondar en la posible naturaleza de la misteriosa construcción gracias al Oráculo y estas fueron sus conclusiones hace ya 15 años: Este túnel era una puerta al infierno, concretamente una salida que estaba en uso por muertos sin alma. Existían más túneles repartidos por el mundo con las mismas propiedades, pero sin conexión entre ellos.  Los encargados de velar por el tunel son los vecinos quienes son conocidos como "guardianes".


Con el paso del tiempo este misterio se desiluyó y, finalmente, el misterio se descubrió. Pero eso quedará para una siguiente entrada.

jueves, 25 de marzo de 2021

Ready Player Two, el libro

Hace 6 años pasaba por mis manos el libro "Ready Player One". En el se recrea un futuro distópico donde la tecnología permite entrar en un mundo virtual basado principalmente en la cultura pop de los 80. Aquí se lleva una búsqueda de un huevo de Pascua que cambiará la vida de la persona que lo encuentre... En resumen, la típica de aventuras con el héroe, la chica y el malo que pesar de tener unas partes un poco flojas es una novela entretenida que se lee del tirón. Años después llegaría la película, con el sello de Spilberg, que por desgracia aterrizaría en forma decafeinada. A ésta le faltaba trasfondo y fue adaptada de una forma más accesible a todos los públicos (sobre todo jóvenes actuales) perdiendo por el camino muchas de las referencias y guiños al ser estos modificados. Más que la película de "Ready Player One" parecía más bien "Una película basada en...". Recuerdo haber ido al cine con ilusión (sin conocer los cambios que le habían hecho) y quedar decepcionado.

Ahora diez años de la publicación del primer libro llega el segundo, que se ha publicado hoy en España. Las críticas no son muy buenas aunque le daré una oportunidad. Su precio en formato físico es de unos 20€ y en digital de unos 9€.


martes, 23 de marzo de 2021

15 años...

En abril este blog cumplirá 15 años. ¡Ya se hace mayor! En ciertas culturas, sobre todo las provenientes de las grandes precolombinas, esta edad se consideraba la entrada a la vida adulta. Las jóvenes salían de la familia a la escuela telpochcalli donde aprendían la historia/tradiciones de su cultura y se preparaban para el matrimonio. Yo no haré al blog ningún rito de pubertad pero si retomaré viejas -MUY viejas- entradas, tanto de aquí como otras webs donde hacía colaboraciones actualizándolas a día de hoy. Muchas de estas entradas han envejecido muy mal, pero claro, a principios de siglo las cosas eran muy distintas a ahora.

Como muestra, una imagen que acompañará a una de las entradas. Es una panorámica de Narón, en A Coruña, donde hace 15 años investigué, junto con otras personas, una extraña construcción que había aparecido en la zona en un blog de misterio donde colaboraba. Lo que fue un misterio durante mucho tiempo terminó siendo algo relativamente normal. Pero, como suelen decir, lo importante es aprender a disfrutar del camino.

¡Los años pasan para todos!